Este es un libro de crónicas, con el mejor periodismo literario del momento, que intenta armar una idea tendenciosa de Chile y su identidad. No lo hace a través de sus batallas heroicas, de sus gestas homéricas, de sus prohombres, de sus riquezas y comercio, sino de sus chascarros. De héroes, sí, pero de aquellos tipos raros que conjugaron las peores malas ideas, los malentendidos y sus ingenuos aciertos.

10 crónicas, que relatan lo que pudo haber sido un gran logro, pero terminó desinflándose: Miguel Plaza, el primer submarino chileno, el (la) profeta de Villa Alemana, el primer pueblo en tener wifi gratis, y así.