Muchacha punk integra seis relatos compuestos entre 1978 y 1997 que, junto a los de Restos diurnos y Pájaros de la cabeza, completan la obra cuentística del autor de Los Pichiciegos. El tema de la guerra argentina recorre esta serie, visto desde el lugar menos convencional y menos conveniente: cifrado con fechas, cartografías urbanas y anagramas en 'Muchacha punk' y 'Dos hilitos de sangre', explícito en las otras piezas hasta reconstruir un murmullo colectivo en el nuevo relato 'Cantos de marineros en las pampas'. Textos como 'La liberación de unas mujeres' siguen siendo la única intervención de la narrativa que refiere episodios heroicos de la guerra de los setenta y elude el lugar común de la rendición de cuentas a partir de la previsible derrota. Pero Muchacha punk señala también la paradoja de un escritor obstinado en fechar la redacción de sus textos y que los reescribe obsesivamente en cada edición. Prevenidas o incautas, ya van tres o cuatro generaciones de lectores de Fogwill que lo releen y vuelven a creer que les esta narrando algo hasta cuando les anuncia que no les cuenta nada. Operación extrema de quien pone en juego la jactancia, de quien no acata el disimulo y la reserva para que la modestia no suplante al talento.