Un talentoso director japonés con el coeficiente intelectual de superdotado que se propone hacer una película de artes marciales de arte y ensayo titulada Estupidez terminal. Víctima del acoso de su neurótico exnovio, un productor de modales mafiosos tan locuaz como amenazador, y una adolescente chiflada que se ofrece entusiásticamente como conejillo de indias de las vejaciones psicológicas más delirantes, son los principales actores de este relato de marcado corte posmoderno.