La crisis politica del flamante siglo implica un nuevo escenario en el que se redefinen terminos aparentemente neutrales como los de trabajo, dinero y politica. La tendencia hacia la informalizacion en esos ambitos despues de la caida del socialismo es un fenomeno principalmente del Tercer Mundo, pero que desde de la decada del noventa empieza a registrarse tambien en los paises desarrollados. Entonces, a partir del concepto de informalizacion, los autores se proponen deslindar lo que suele reducirse mediante el enganoso rotulo de globalizacion, que dificulta toda posibilidad de un analisis profundo. Por eso, proponen una perspectiva que atienda a ciertas relaciones que las ciencias sociales, hasta ahora, no han tenido en cuenta. Partiendo de la interrelacion entre lo politico y lo institucional, analizan la informalidad en tres aspectos: el trabajo (a partir del trabajo en negro, la ilegalidad, el rol de la mujer, las nuevas formas laborales como el teletrabajo y esa suerte de esclavitud moderna a la que muchos trabajadores han sido reducidos en los ultimos anos), el dinero (analizando el rol de deudores y acreedores, las nuevas redes de lavado de dinero, los centros offshore y la dolarizacion) y lo politico (el neoliberalismo, el mercado alejado de todo compromiso social, la corrupcion del Estado a partir de las privatizaciones y la crisis del concepto mismo de Estado nacional) en tanto nuevas realidades que, a la vez que precarizan las condiciones de vida de las personas, tienden tambien a la generacion de formas delictivas.